Diez sencillos consejos para conseguir hijos estresados

  1. Mantenles ocupados: actividades extraescolares y deberes continuos deben formar parte de su día a día, preparándoles para la necesaria cultura del trabajo y del esfuerzo que deberá imperar en su vida de adultos.
  2. Exige siempre lo mejor de ellos y alábales el éxito, no el esfuerzo: sin resultados, el trabajo no tiene mérito. No es suficiente con intentarlo, ni siquiera con hacerlo bien, sólo importa lograr siempre el mejor de los resultados y superarse cada día.
  3. No permitas los momentos de debilidad ni los errores: son síntoma de flaqueza, impropios de personas que, estás seguro de ello, pueden dar lo mejor de sí mismos.niño estresado
  4. No les des respiro ni les permitas tomarse con calma las cosas: la vida transcurre deprisa y no hay margen para el relax. Además, el descanso conduce a la relajación y la relajación a la desidia y a la dejadez.
  5. Presta atención a lo que hacen mal y critícales: si lo hacen bien, poco hay que decir, es lo que se espera de ellos. Pero si cometen errores, debes corregirles.
  6. Compárales con los demás e incentiva la competitividad: ayudarse mutuamente obliga a pensar en los demás, a compartir recompensas y a sacrificar el mérito personal en pos del grupal, lo que no aporta la misma satisfacción. Además, sabes que en la vida se verán obligados a luchar con otros, y que perder es muy duro. Prepárales para afrontarlo.
  7. Crea incertidumbre y transmite inseguridad: el mundo en que vivimos es imprevisible y lleno de peligros. Tu deber es preparar a tus hijos para afrontar esa realidad, por lo que debes empezar desde el principio creándoles amenazas que se escapen a su control.
  8. No toleres disidencias: la diversidad de opiniones está bien, pero en una familia las decisiones son responsabilidad del adulto. Todo acto de rebeldía debe recibir respuesta y ser controlado.
  9. Usa el castigo: el ser humano, por desgracia, aprende a base de castigos. No es culpa tuya, pero sí debes ser consecuente con ello y utilizarlo en la educación de tus hijos.
  10. Dales ejemplo: el primer y más importante modelo que tienen en su vida eres tú. Trabaja duro, mantente siempre alerta, contrólalo todo, exígete mucho a ti mismo y demuestra una continua capacidad de lucha y superación.

Y recuerda que estos consejos con más eficaces si los repites continuamente: la constancia transmite coherencia y tus enseñanzas se asentarán con mayor eficacia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *