No vayas de compras con hambre

Dice el saber popular que no es buena idea ir de compras cuando tenemos hambre. Corremos el riesgo de gastar más, y además los alimentos que compramos suelen más apetecibles pero menos nutritivos. El consejo, que parece muy razonable y sensato, hasta ahora no era más que eso, un consejo de la sabiduría popular.

Sin embargo, la ciencia se caracteriza, entre otros aspectos, por no dar por supuesto nada sin comprobarlo. Todas las teorías y creencias, por muy sólidas que parezcan, deben ser puestas a prueba y contrastadas empíricamente. Priorizar a qué se dedican los recursos en investigación puede ser complicado y no exento de polémica, y en este caso seguramente más de uno pensará que el asunto en cuestión no es precisamente prioritario. Pero el caso es que la Universidad de Cornell, en Nueva York (EEUU) ha realizado un estudio en el que ponían a prueba si realmente tener hambre influye en la compra que realizamos.

Se pidió a 68 adultos sanos que no comieran durante cinco horas, y transcurrido ese tiempo la mitad pudo comer unas galletas Wheat Thins (un aperitivo hecho con harina integral de trigo) hasta saciar su hambre. Por último, los 68 participantes realizaron primero una compra de alimentos en un comercio virtual online y después una compra en un supermercado real.

compraEn el comercio online, ambos grupos compraron una media de ocho productos con bajas calorías, pero además el grupo que no había podido comer también compró seis productos altamente calóricos frente a la media de cuatro que eligió el grupo que sí había comido. Esos resultados se confirmaron en el supermercado, donde los compradores con hambre prefirieron también los alimentos más calóricos.

En definitiva, se corroboró la enseñanza popular. No siempre ocurre así, y en este caso está bien saberlo. El consejo que se puede concluir, también conocido por todos, es que conviene comer algo antes de ir de compras, como una pequeña pieza de fruta, de forma que se reduzca la tendencia a comprar alimentos que en realidad no son necesarios. Otro truco, no tan eficaz pero también válido, es masticar un chicle mientras se recorre el supermercado.

 

Un pensamiento en “No vayas de compras con hambre

  1. Marta
    06/06/2013 a las 9:54 am

    O siempre puedes ceñirte a la lista de la compra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *