La salud mental de Hitler

Algunos de los episodios más vergonzosos de la historia de la humanidad tuvieron lugar en el siglo XX. El conocido como holocausto judío, el intento de aniquilar totalmente a la población judía de Europa (se logró con “sólo” 6 millones de judíos) fue organizado por el comandante en jefe de las SS Heinrich Himmler y ejecutado por el teniente coronel de las SS Adolf Eichmann. Pero fue Adolf Hitler quien promovió e incentivó ideológicamente esas matanzas, que además incluyeron a otros colectivos como negros, polacos, gitanos, homosexuales y comunistas.

No cabe duda de que Hitler no podía haber llevado a cabo sus planes sin la ayuda de todos sus colaboradores y sin el poderío y la obediencia de su ejército, pero también es cierto que el comportamiento que demostró hace dudar de su salud mental. Hace poco se ha conocido un estudio que el Servicio de Inteligencia Británica realizó en el año 1942, con el que pretendían entender los aspectos psicológicos de su comportamiento. El responsable del estudio, Mark Abrams, un científico social posteriormente conocido por las investigaciones de mercado, realizó el análisis psicológico de un discurso dado por Hitler el 26 de abril de 1942.

Hitler 2Las conclusiones de Abrams fueron claras: Hitler tenía delirios paranoicos (ideas recurrentes e inevitables, sin base suficiente pero con apariencia de verosimilitud y vividas como reales por la propia persona), en los que veía a los judíos como encarnación del Diablo y culpables de todos los males de la humanidad. Y creía que él mismo era la encarnación del espíritu de Dios, una especie de mesías salvador. Además, en el discurso se podía identificar síntomas de histeria, epilepsia y paranoia, junto con cierta sensación de confusión y de miedo a la derrota en su cruzada contra los judíos.

A pesar de ello, el dictador fue capaz de reunir bajo su liderazgo a toda una nación y de lograr que sus más cercanos seguidores secundaran esos delirios hasta extremos insospechados. Cuando se conoce con detalle la actuación de personajes como Himmler, Eichmann, Joseph Goebbels, Rudolf Hess, Josef Mengele o Klaus Barbie, por poner algunos ejemplos, da la impresión de que cualquiera de ellos tenía el mismo convencimiento que el propio Hitler. Si aceptamos que el dictador era un enfermo mental, ¿cuál es la clave para que tanta gente le siguiera tan ciegamente?

El historiador británico Laurence Rees destaca otra característica de Hitler que podría explicar cómo consiguió unir a todo un pueblo: el odio. Resulta poco esperanzador, pero muy posiblemente sea más sencillo y duradero aglutinar a la gente alrededor de una emoción negativa (el miedo podría ser otro ejemplo, en este caso practicado por Stalin) que en torno a una emoción positiva. Ese odio, junto con el carisma que también poseía Hitler, fueron los rasgos que le permitieron llevar a los alemanes a una guerra mundial.

Lo cierto es que aunque el carisma tiene un fuerte componente subjetivo, Hitler supo transmitir el mensaje adecuado para las circunstancias que vivía Alemania en aquella época. Desprendía una absoluta seguridad en sí mismo, rayando en la intransigencia, y supo conectar con las esperanzas y los deseos de millones de alemanes. La carga emocional con que además dotaba a sus mensajes, teñidos de ese contagioso odio hacia los judíos, terminó de convencer a sus conciudadanos. La estrategia era sencilla, eficaz y seguramente familiar para cualquiera de nosotros: echar la culpa a otros. Cuando las cosas van mal, necesitamos un culpable y lo de menos es si de verdad es el responsable de nuestros males.

En realidad, Hitler llevó al límite ideas y comportamientos que posiblemente estén presentes en mucha gente, de forma que en su caso se situó en el extremo de un continuo en el que nos podemos encontrar cualquiera. El hecho de que superara ciertas líneas rojas bien le hacen merecedor de un diagnóstico psiquiátrico de trastorno delirante o quizás de trastorno paranoide de la personalidad, pero también mostraba algunos rasgos frecuentes en cualquier persona. Por supuesto, no estoy diciendo que todos seamos un Hitler en potencia, pero quizás deberíamos asumir que las diferencias podrían no sean tan grandes como le gustaría a nuestra autoestima.

 

8 pensamientos en “La salud mental de Hitler

  1. 13/11/2013 a las 9:30 pm

    porque no miran las muertes q causaron esos gringos hp s en japon….

    1. Agus
      22/11/2013 a las 4:58 am

      viejo se esta hablando de Hitler no de los gringos. Respeta los articulos.

      1. 01/12/2013 a las 1:27 am

        Es verdad siempre se nombran, asesinos, psicópata, holocausto y muertes insólitas por parte de alemanes y japoneses, que es bueno recordar quienes fueron ellos las SS unos verdaderos hijos de devil ….. y casi nunca nombran quienes fueron los aliados dígame esos rusos matando y violando mujeres y niños alemanes inocentes, y sin nombrar mucho los gringos mather fockyou .. y nunca hay artículos de esos aliados búscalos a ver si lo consigues….

  2. jose francisco fidel
    09/12/2013 a las 4:34 am

    mmm ,,, entons hitler estaba ebfermo c puede asumir no savia lo que estaba haciendo, yo le hecharia la responsabilidad a ascesores de este xq ellos si estabam cuerdos y sabian bien las descabelladas ideas de hitler .

  3. Vicente
    20/01/2014 a las 7:10 pm

    Vaya con el HP.Matando judíos,alemanes,españoles,británicos.y el muy CABRON era judío!

    1. Hersok
      29/08/2014 a las 4:44 pm

      Claro que era judío y curioso que después de la segunda guerra mundial el pueblo judío tubiese porfin su ansiado pueblo (israel). No hace falta señalar que los intereses judíos a raíz del holocausto fueron satisfechos (tener su propio país). Cabe la posibilidad de que judíos poderosos llevasen a Hitler en volandas para que hiciese lo que hizo? Bueno es una posiblidad tan horrible cómo posible. No sabemos los entresijos que nos rodean hoy en día y creemos saber lo que ocurrió en el Holocausto.. un ataque de soberbia o ignorancia

  4. rudy
    29/01/2014 a las 4:47 am

    Si no fuera por hitler europa o practicamente el mundo seria dominado por los judios. Yo soy de centro europa i antes de la segunda guerra casi todo los comercios de alimentacion eran de judios. Con el hambre que avia dejavan fiado los alimentos a las familias mayoriamente con muchos hijos hasta que un dia llegavan los judios con su libro de la deuda i se quedavan con tu casa terenos o cualquier otra propiedad sin importarle los ninos ni nadie.

  5. Heber Galicia
    23/04/2014 a las 2:34 am

    Esto es solamente parte de la version oficial. ya se sabe que los gringos son manejados como carrros por los Judios. y el hubiera sido un loco como dicen ¿como es posible que un pueblo entero lo siguiera con ese animo? se enfrentaron al mundo y lo sabian. no fue una guerrita mas.
    cuando uno menciona a los Judios, hay que tener cuidado, porque si uno no los alaba, lo tildan de racista y anticimita. no dan lugar a la critica. Son autoritarios. Afortunadamente hay muchos libros e informacion que no tiene que ver con la oficial y podemos comparar para sacar mejores conclusiones, o al menos mas neutrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *