¿Por qué hay gente que se estresa más que otra?

Nadie discutiría el hecho de que hay situaciones que, objetivamente, causan estrés. Problemas personales o familiares como discusiones continuas con la pareja, dificultades económicas importantes o conflictos frecuentes en la educación de los hijos, y factores laborales como una sobrecarga excesiva de trabajo o una mala relación personal con compañeros o jefes, son sólo algunos ejemplos de situaciones que en la mayoría de las personas provocan estrés.

Pero también es cierto que cada uno reaccionamos de manera diferente ante esas mismas situaciones. Todos conocemos personas que parecen tener una mayor resistencia ante el estrés y saben superar las dificultades sin sufrir sus consecuencias, y otras que por el contrario se vienen abajo ante el menor problema y carecen de recursos para afrontarlos. ¿Cuál es la diferencia?

estres-caricaturaPara dar una respuesta completa, es necesario atender a múltiples factores que pueden estar influyendo. La propia historia personal, las experiencias previas o incluso el estado de salud físico y la vulnerabilidad biológica pueden influir a la hora de afrontar situaciones de estrés. Sin embargo, lo cierto es que lo que finalmente diferencia a una personas de otras es la interpretación que cada uno hace de la situación. Dicha interpretación puede venir derivada de todos esos factores mencionados, pero en todo caso es posible centrarse en los llamados aspectos cognitivos para explicar la respuesta de estrés.

Cuando hablamos de “interpretar”, nos estamos refiriendo a un proceso mental que ocurre de forma inconsciente y automática, y que empieza con una evaluación primaria de la situación. En ella, la persona evalúa el grado de amenaza que supone dicha situación, es decir, en qué medida implica un riesgo para su integridad física o, más frecuentemente en nuestra sociedad actual, para su integridad psicológica (su autoestima, su imagen, o sus valores y prioridades personales). Dicho de otro modo, sólo si entendemos que la situación puede afectar a aspectos importantes para nosotros podremos llegar a sufrir estrés.

En un segundo momento, la persona pasa a evaluar sus propias capacidades de respuesta ante la situación de amenaza. Sopesa, también inconscientemente, si podrá hacer algo que le permita controlar la amenaza y resolverla. Para ello, tiene en cuenta las posibles respuestas que pueda dar y si sabe cómo y cuándo emitirlas, y todo ello manejando las emociones negativas que le provoque. En este momento la persona se centra no ya en la situación estresante, sino en lo que puede hacer para afrontarla.

Esta segunda valoración está muy influenciada por las habilidades auto-percibidas para cambiar la situación y para manejar las reacciones emocionales, y por las expectativas sobre la eficacia de los recursos propios para afrontar los problemas. Es decir, no se trata tanto de la capacidad real que la persona pueda tener, sino de la que cree tener.

Si de estos procesos de evaluación se concluye que la situación percibida como amenazante no se puede resolver con los recursos personales que la persona cree tener, entonces se producirá la reacción de estrés. Evidentemente, ese proceso marca diferencias importantes entre las distintas personas. Cada uno interpretamos de forma diferente lo que nos sucede, recogemos información distinta, evaluamos también de forma diferente la importancia que para nosotros tienen esos mismos hechos y, sobre todo, calculamos de modo distinto nuestras propias capacidades de respuesta.

Todo lo anterior, en cualquier caso, no invalida el hecho de que hay situaciones que sí son objetivamente amenazantes y que sin duda superan las habilidades de afrontamiento de la mayoría de nosotros. Sufrir un atraco o vivir un terremoto pueden ser buenos ejemplos de ello. La clave está en saber cuál es la línea que separa estas situaciones de aquellas que por el contrario sí podrían llegar a manejarse sin consecuencias negativas. Y, desde luego, en aprender cómo afrontarlas.

Conseguirlo no es en absoluto sencillo, pero sí posible.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *