¿Quieres vivir más? Procura tener buenos amigos en el trabajo

La mayoría de nosotros dirá que, por supuesto, no tiene ninguna intención de morirse pronto. Y dado que finalmente ayer no se acabó el mundo, parece que en efecto todavía podemos aguantar un poco más. Aunque sólo sea por un instinto primario de supervivencia, queremos vivir cuantos más años mejor (y si además es con buena salud, pues mejor aún). Eso sí, casi nadie tiene claro qué debe hacer para garantizarse realmente una mayor longevidad.

Pueden ser muchos los consejos que encontremos al respecto y son casi todos ya conocidos: come mejor, haz deporte, cuida tu salud, deja de fumar… Pero, de vez en cuando, surgen nuevos datos que aportan más ideas sobre cómo es posible alargar un poco más nuestros años de vida. Hace unos meses, la Universidad de Tel Aviv (Israel) publicó un estudio en el que concluían que tener una buena relación con los compañeros de trabajo podía disminuir el riesgo de mortalidad.

Los investigadores valoraron los historiales médicos de más de 800 trabajadores durante 20 años (entre 1988 y 2008), y los pusieron en relación con varios aspectos de sus condiciones laborales, como el control que podían ejercer sobre su trabajo y el respaldo de sus compañeros y supervisores. Para evitar sesgos derivados de otros aspectos, tuvieron también en cuenta diferentes factores de riesgo que pueden influir sobre la mortalidad, como los niveles de colesterol, la presión sanguínea, el consumo de tabaco y el de alcohol.

amigos_trabajandoEl estudio arrojó algunas conclusiones interesantes. Por ejemplo, aunque lo más habitual eran las quejas sobre los jefes, resultó que tener a un superior jerárquico más colaborador, amigable o que apoyara más a su equipo, no tenía impacto alguno sobre la esperanza de vida de los trabajadores. Sin embargo, el apoyo social brindado por los compañeros de igual nivel o, dicho de otro modo, el grado de integración social en el equipo, sí estaba directamente relacionado con la edad a la que posteriormente fallece la persona: a mayor apoyo de los iguales, edad de muerte más tardía. Y este resultado era independiente del resto de los factores considerados, como el colesterol o el tabaquismo.

Otro aspecto también relevante fue el grado de control y capacidad de decisión en el trabajo, aunque en este caso condicionado al sexo. Este factor se refiere a la posibilidad que tiene la persona de tomar sus propias decisiones a la hora de realizar su trabajo, de demostrar iniciativa y de influir en cómo usar sus habilidades. Pues bien, en las mujeres un alto grado de capacidad de decisión podía llegar a provocar un adelanto en la edad de fallecimiento, mientras que en los hombres ese factor era protector, ya que a mayor grado de control en el trabajo, vivían más. Parece que las desigualdades laborales entre los dos sexos pueden llegar a niveles insospechados…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *