¿Piensan los hombres continuamente en sexo?

Dice el saber popular que los hombres estamos continuamente pensando en el sexo. Según algunos llegamos incluso a una media de una vez cada siete segundos, lo cual supondría que a lo largo de un día normal son unas 8.000 veces. Desde luego, no seré yo el que niegue que el tema en cuestión ocupa una parte importante de nuestros pensamientos, pero tampoco creo que pueda decirse que lleguemos a esos extremos. Hace poco la Universidad Estatal de Ohio (EEUU) ha publicado un estudio con el que pretendía poner a prueba esta idea.

El estudio contó con la participación de 283 estudiantes (163 mujeres y 120 hombres, la mayoría heterosexuales), con edades comprendidas entre los 18 y los 25 años, que es en la que tanto hombres como mujeres nos encontramos en el apogeo de la sexualidad. Ninguno de ellos sabía que el objetivo final de la investigación era conocer sus pensamientos sexuales. En primer lugar, se les sometió a una serie de cuestionarios psicológicos para conocer sus opiniones y tendencias sexuales, y para valorar su orientación emocional respecto tanto a la sexualidad como a la alimentación. Después, se les dividió en tres grupos cada uno de los cuales debía contar el número de pensamientos que dedicaban a la comida, al sueño y al sexo (este último grupo era el más numeroso, todo hay que decirlo). Para ello se les proporcionó un pequeño contador que debían pulsar cada vez que tenían un pensamiento relacionado con el tema asignado.

Los resultados pusieron de manifiesto que los hombres, como media, pensamos en el sexo ”sólo” unas 19 veces al día. Las mujeres, aunque lo hacen mucho menos, tampoco dejan de lado el asunto ya que llegan a unas 10 veces al día. Respecto a la comida y al sueño la cosa está un poco más igualada, pero seguimos ganando los hombres: pensamos 18 veces al día en comida frente a las 15 de las mujeres, y 11 veces en dormir frente a 8 de ellas. Estos resultados, además, se vieron reforzados por los datos recogidos en los cuestionarios previos, en los que los hombres habían mostrado también mayor inclinación hacia el sexo, la comida y el sueño.

Dicho de otro modo, los varones dedicamos casi tantos pensamientos diarios a comer como a las necesidades sexuales, y algo menos al descanso. Las mujeres dedican más tiempo a pensar en la comida que en el sexo, y a lo que menos espacio mental destinan es a dormir.

Más allá de la curiosidad de los resultados, con los que posiblemente casi todos estemos de acuerdo, conviene reflexionar sobre su explicación. Una hipótesis podría ser, por ejemplo, que todavía existe una fuerte herencia cultural que predispone a la mujer a cuidar más de las necesidades de los demás, mientras que el hombre está más acostumbrado a pensar en sus propias necesidades.

Por otro lado, si dentro de la sexualidad se incluyeran comportamientos como los besos, las caricias, los abrazos o la necesidad de sentirse querido (lo que en todo caso supondría ampliar tanto el concepto que seguramente ya estaríamos hablando de otra cosa), es muy posible que las diferencias entre hombres y mujeres fuesen mucho menores.

En todo caso, son necesarios más estudios que permitan valorar la verdadera diferencia entre hombre y mujeres en estos temas. Hay aspectos como la educación, las experiencias previas, el entorno o la biología, que hacen a cada persona única e irrepetible y que dificultan las generalizaciones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *