Dice Twitter que nuestra felicidad es cada vez menor

Dados los tiempos que corren, no resulta extraño pensar que la sociedad en general es cada vez menos feliz. Hay preocupación por la situación económica, mayor insatisfacción con las condiciones laborales, incertidumbre por el futuro… Lo que puede resultar más llamativo es que Twitter, la famosa red social de microblogging, pueda servir de indicador de esa disminución de la felicidad.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Vermont (EUU) ha dedicado tres años a estudiar cerca de 46 mil millones de tweets enviados por unos 63 millones de usuarios de Twitter. El estudio consistió en rastrear 10.000 palabras comunes en inglés, que previamente habían sido puntuadas en función del grado de felicidad que pudiera implicar cada una de ellas. Por ejemplo, “risa” representa un 8,50 sobre 10, y “terrorista” puntúa un 1,30.

Basándose en dichos valores, los investigadores analizaron las palabras contenidas en los tweets y realizaron la media, logrando así una estimación del estado anímico global a lo largo de los años 2009, 2010 y 2011. El resultado que han encontrado es que la felicidad general de la sociedad ha ido descendiendo sostenida y progresivamente, y ha caído de forma especialmente acentuada en el primer trimestre de 2011.

Aunque el estudio presenta serias dudas respecto a su metodología y fiabilidad, a su favor juega el hecho de que por ejemplo en los fines de semana y los festivos se encontraban picos de felicidad, y que los lunes y los jueves la cosa estuviera en sus mínimos. Por lo que, con sus limitaciones y sin tomarla como valor absoluto, parece que sí podemos pensar que la actividad en las redes sociales podría ser útil para valorar determinados aspectos sociales como el estado anímico.

Es decir, que no sólo sirven para montar revoluciones u organizar movilizaciones y protestas: las redes sociales en internet también pueden ser un termómetro del bienestar de la población. Quizás harían bien los políticos en tenerlas más en cuenta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *