La tolerancia a la incertidumbre, o necesidad de cierre cognitivo

Todos conocemos a gente que no se maneja bien en la incertidumbre. Quizás nosotros mismos, somos de los que no nos gusta que no haya respuestas claras a los problemas. Nos resulta molesto tener que aceptar la indefinición y no poder cerrar los asuntos con soluciones concretas y definitivas. Otros, por el contrario, son personas capaces de manejarse en la duda y en la ambigüedad. Ignorar las soluciones no es un problema, y se desenvuelven bien aunque tengan que esperar a dar soluciones concretas, o incluso cuando nunca las encuentren.

La llamada tolerancia a la incertidumbre refleja bien la diferencia entre ambos tipos de personas. Se trata de la capacidad para aceptar la falta de concreción en las respuestas y tolerar situaciones o acontecimientos ambiguos. Quienes tienen una buena tolerancia a la incertidumbre no la consideran como estresante ni molesta, no necesitan evitarla y no tienen dificultades para funcionar aunque se encuentren en situaciones inciertas. En relación con ello, la necesidad de cierre cognitivo se refiere a la motivación por buscar y mantener una respuesta definitiva ante los problemas, evitando la confusión y la ambigüedad.

En general, las personas variamos a lo largo de un continuo que va desde una baja tolerancia a la incertidumbre y una alta necesidad de cierre cognitivo, hasta una fuerte tolerancia a la incertidumbre y la consiguiente tendencia a no buscar el cierre cognitivo. En el primer extremo encontramos personas con tendencia a simplificar la realidad en la que se mueven, generar menos hipótesis ante un problema determinado, reducir la empatía (a menor margen de flexibilidad, menos necesidad de entender y aceptar emociones ajenas diferentes a las propias), y aumentar la búsqueda de consenso y el favoritismo endogrupal (la persona se siente más cómoda en entornos donde los demás piensan como él, evitando las confrontaciones con posturas opuestas).

Además, se trata de personas que realizan un análisis menos detallado de las situaciones: utilizan sobre todo la primera información disponible (el llamado efecto de primacía), aplican tópicos y estereotipos comunes y tienden a mostrar en mayor medida el error fundamental de atribución, consistente en la tendencia a atribuir el comportamiento ajeno principalmente a causas internas y personales (personalidad, inteligencia, carácter, etc.), dando poco peso a motivos externos (rol social, situación, obligaciones, etc.). A pesar de todo, son personas que muestran una mayor confianza en sus juicios y decisiones.

Las personas con mayor necesidad de cierre cognitivo se centran más en sus propios puntos de vista (tienen más dificultad para ponerse en el lugar de los demás), invierten menos tiempo y esfuerzo en buscar puntos en común y, en consecuencia, hacen más difícil que los demás entiendan lo que quieren transmitir y entorpecen el consenso (aunque de hecho desean ese consenso con mayor fuerza que quien no necesita el cierre cognitivo).

En el otro extremo, se encuentran las personas con una alta capacidad de aceptar la incertidumbre. Son quienes se manejan bien en la ambigüedad y toleran la complejidad de las cosas, dedican más esfuerzo en la búsqueda de alternativas a los problemas, aumentan su capacidad de escuchar opiniones y emociones diferentes a las suyas y se mueven bien en la falta de consenso. Al contrario que cuando hay una alta necesidad de cierre cognitivo, estas son personas que defienden sus decisiones con menor dogmatismo y aceptan mejor la posibilidad de haber cometido un error.

 

 

3 pensamientos en “La tolerancia a la incertidumbre, o necesidad de cierre cognitivo

  1. 24/11/2015 a las 11:26 am

    Existe un juego o técnica terapéutica que se realiza en grupo con la que se trabaja el manejo de la incertidumbre. Yo lo realicé y aprendí muchísimo sobre cómo afronto yo este tipo de situaciones. Subestimamos tanto la importancia del autoconocimiento para superar nuestras disficultades…

  2. Alejandra Aguilera
    29/01/2016 a las 2:17 am

    En general ¿cuánto nos afecta la baja tolerancia a la incertidumbre? lo más peligroso, entiendo de la situación, es que no solo nos cerramos a las opiniones de los demás, sino las reacciones violentas ante ello.

    O incluso hablar de todas los círculos viciosos que nos creamos a partir de no soportar la incertidumbre ante el futuro, llenando de planes, trabajo, proyectos, actividades… y ni se diga controlando nuestras emociones, relaciones y nuestro entorno. Entonces, cuando algo no se ajusta ese plan ¡ahí sentimos que el mundo es una amenaza!

    Supongo que no se trata de la incertidumbre en sí, si no de lo vulnerables que nos sentimos ante ella.

    Gracias por el valioso aporte.

    http://www.ayudapsicologicacognitivoconductual.com/

  3. 12/12/2016 a las 7:44 pm

    También las personas con alta tolerancia a la incertidumbre son más resilientes y aceptan mejor las vicisitudes la vida. Son personas más adaptadas. Gracias por tu post!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *