A mayor cociente intelectual en la infancia…

Independientemente del debate sobre la verdadera importancia de la inteligencia (hace poco hablamos de su relevancia respecto a otros factores como la motivación), en general todos pensamos que poseer una inteligencia elevada es siempre un factor positivo. Ayuda a un mejor desarrollo personal, mejora las capacidades de adaptación y aumenta las posibilidades de éxito profesional. No obstante, es posible que también tenga otras implicaciones que no sean tan buenas como parece.

La capacidad intelectual se relaciona con varios rasgos cognitivos y de personalidad. Por ejemplo, las personas más inteligentes suelen ser también más flexibles en sus convicciones y están más abiertos a valorar puntos de vista alternativos. Además, muestran mayor curiosidad por conocer y vivir diferentes experiencias, con un claro interés por aprender cosas nuevas. Este interés les lleva a probar aquellas novedades que estén a su alcance, lo que entre otros podría incluir también el consumo de drogas.

En noviembre del año pasado conocimos los resultados de un estudio británico en el que se había realizado un seguimiento de casi 8.000 personas desde los años setenta, valorando aspectos como la educación, el estatus socioeconómico y el consumo de drogas ilegales (marihuana, cocaína, estimulantes, depresivos, LSD y heroína). Se midieron sus cocientes intelectuales (CI) a los 5 y a los 10 años, y se valoró el uso de drogas ilegales según lo que los propios participantes informaron, a los 16 y a los 30 años.

A los 30 años, cerca del 35 % de los hombres y el 16 % de las mujeres habían consumido marihuana durante el año anterior, y un 8,6 % de los hombres y un 3,6 % de las mujeres cocaína (lo que, dicho sea de paso, indicaría que los hombres parecen ser el doble de propensos que las mujeres a tomar drogas). Al correlacionar las puntuaciones de CI con el consumo, los investigadores hallaron que los hombres con un CI alto a los 5 años, llegados los 30 tenían cerca de un 50 % más de probabilidades de consumir drogas, frente a los que tenían CI bajos. Y respecto a las mujeres, las de CI altos a los 5 años tenían más del doble de probabilidad de consumir que las de CI bajos. Esta relación se mantenía al correlacionar el uso de drogas con los CI a los 10 años (lo que por otro lado es lógico, si tenemos en cuenta que la inteligencia es un rasgo que se mantiene esencialmente estable a lo largo de la vida).

Los datos son estos. Ahora, la explicación, que como siempre no resulta sencilla. El factor de curiosidad y tendencia a probar nuevas experiencias, como ya hemos comentado, seguramente puede ser decisivo. Las personas altamente inteligentes están abiertas a buscar la novedad y la estimulación. Todos estos factores pueden llevar a una mayor predisposición al consumo de drogas como método para lograr estimulación, aunque ese estímulo implique otros riesgos que quizás la persona desconozca o no se detenga a valorar.

En cualquier caso, estamos hablando de que entre CI y consumo de drogas parece haber una correlación, pero esto no demuestra que exista una relación de causa y efecto. Además, surge la duda de si, en su búsqueda de nuevas experiencias, el consumo de drogas es elegido sólo gracias a su alta disponibilidad, y si en el caso de que éstas no fuesen tan fáciles de conseguir las personas inteligentes optarían o no por otro tipo de estimulación. Personalmente, me inclino a pensar que sí lo harían.

 

 

Un pensamiento en “A mayor cociente intelectual en la infancia…

  1. Galder
    25/02/2012 a las 12:43 pm

    Me parece curioso. Pero me surgen varias dudas. Me da la sensación de que en este caso el consumo de drogas está exclusivamente enfocado desde el punto de vista del CI, y diría que obvia otros muchos: Entorno sociocultural, falta de expectativas, incluso el tipo de personalidad, en el sentido de que hay personas muy inteligentes que el tipo de vivencias y estimulaciones que necesitan son opuestas a las que las drogas pueden proporcionarte.
    Entiendo por el artículo que a mayor CI, pudiera haber mayor propensión al consumo de drogas, pero me parece (desde mi ignorancia) que tomar esto como factor único puede ser un tanto sesgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *