Ver Bob Esponja afecta a la capacidad de concentración de los niños

La influencia de la televisión sobre los más pequeños es algo que desde hace tiempo viene preocupando a padres y educadores. En otro artículo de este blog hablamos sobre un tema relacionado, los videojuegos, y hoy vamos a centrarnos en un estudio que hace unas semanas realizó la Universidad de Virginia (EEUU).

El estudio valoró los efectos de ver dibujos animados de Bob Esponja sobre la atención y la concentración. La autora principal del estudio, la psicóloga Angeline S. Lillard, explica que en un primer momento no tenían intención de investigar sobre esos efectos, pero que mientras estaba viendo Bob Esponja para otro estudio distinto “tenía dificultades para concentrarme tras ver varios episodios durante una hora”. Podemos pensar que el problema lo tenía la propia Angeline, así que es interesante conocer los resultados de la investigación que realizó.

En ella participaron 60 niños de cuatro años de edad, que fueron divididos en tres grupos. Un grupo vio nueve minutos de “Bob Esponja”, otro nueve minutos de “Caillou” (con un ritmo mucho más lento), y el tercer grupo pasó los nueve minutos dibujando. Después, los niños tenían que hacer tareas que implicaban concentración, memoria y aprendizaje (en concreto, montar varias veces una sencilla Torre de Hanói). Por último se les hacía esperar para conseguir una recompensa, lo que obligaba a los niños a poner en juego su paciencia y control de impulsos.

Los resultados coincidieron con lo esperado: los niños que habían visto “Bob Esponja” hicieron peor la Torre de Hanói. Demostraban menor capacidad de concentración y de memoria, y su aprendizaje de un intento a otro era peor. Además, toleraron peor el tiempo de espera para la recompensa. Entre los niños que habían visto “Caillou” y los que dibujaron no hubo diferencias significativas. Los investigadores repitieron el estudio con otros dibujos animados de ritmo también elevado, encontrando los mismos resultados.

La explicación podría ser que procesar mucha información de forma rápida produce un cierto efecto de cansancio mental que dificulta la realización de tareas posteriores. El estudio constata la existencia de ese cansancio, aunque sólo durante un corto período de tiempo, pero no sería descabellado pensar que pueda tratarse de un efecto acumulativo.

Nuestra capacidad de concentración está adaptada para atender a hechos que suceden en “tiempo real”, por lo que ver estos programas implica el costo de no poder después concentrarse en otras tareas. Y, potencialmente, podría darse también un efecto a largo plazo, de forma que el cerebro se acostumbre a esperar un ritmo alto, provocando que el real parezca aburrido. En casos extremos, podría incluso derivar en problemas más permanentes de atención.

Por supuesto, esto no pasa de ser una hipótesis que necesita mucha mayor confirmación experimental, pero parece razonable. De momento, el consejo de los investigadores es que los padres se acostumbren a vigilar a los niños tras ver dibujos animados del tipo de Bob Esponja, detectando si muestran problemas para hacer otras tareas a un ritmo normal.

 

 

Un pensamiento en “Ver Bob Esponja afecta a la capacidad de concentración de los niños

  1. José Antonio
    05/01/2012 a las 4:20 pm

    ¡Ohhhh!, ¡Dios mío! Supongo que esto tendrá aplicación también para las personas adultas (aunque a veces dudo que yo lo sea) y no solo para los niños. Desde que soy fanático de Bob y sus amigos (Calamardo y, sobre todo, Patricio), noto que mi concentración ha disminuido, me cuesta conciliar el sueño por la noche y, cosa rara, siento unas enormes ganas de escribir comentarios absurdos en blogs ajenos.
    Por cierto, tienes un blog interesantísimo. Lástima que yo lo que necesite sea un psiquiatra, no un psicólogo. Abrazos desde el Anexo II.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *