Cazar a un mentiroso antes que a un cojo

El exdirector del FMI Dominique Strauss-Kahn se encuentra inmerso en un proceso judicial por violación a Mafissatou Diallo, camarera del hotel Sofitel en Nueva York. Las pruebas dirán si es culpable o no, pero de momento parece que la credibilidad de la presunta víctima ha quedado en entredicho, tras saberse que pudo haber mentido sobre su vida personal y que cayó en varias contradicciones sobre lo ocurrido en el hotel. A ese caso se ha sumado también la denuncia de la periodista Tristane Banon, que acusa al político francés de una agresión sexual sucedida en 2003.

En ambos casos, se trata fundamentalmente de dilucidar quién miente y quién dice la verdad. Y es que nuestra especie muestra una especial habilidad para el engaño. La mentira es parte de nuestra vida y, aunque sea moralmente reprobable, la asumimos como un elemento más de la comunicación.

Pero al igual que nos hemos acostumbrado a usar las mentiras, también hemos desarrollado una notable capacidad para detectarlas. Si, más allá de consideraciones morales o éticas, el engaño puede tener en ocasiones cierta utilidad, también lo tiene el ser capaz de identificarlo. Y de la misma manera que hay formas de “mentir mejor”, también las hay de cazar al embustero. No son sencillas y dependen mucho de la habilidad del que nos miente, pero sabemos que es hay varios indicios que nos pueden dar pistas.

Para empezar, una historia inventada suele ser más sencilla que la realidad. Quien miente ha podido elaborar más o menos su engaño, pero es difícil que llegue a la riqueza de detalles de la verdad. De hecho, en contra de la idea de que preparan mentiras muy elaboradas, la investigación demuestra que cuando se les pregunta directamente la mayoría de los mentirosos dan respuestas cortas y sin pormenores. Esto implica también que si se exigen más detalles el sincero puede aportarlos sin demasiado problema, mientras que el embustero se quedará sin poder especificar más o caerá en contradicciones. Es posible que incluso reaccione con enfado, simulando ofensa por no ser creído. Eso sí, aunque no pueda dar muchos detalles, el mentiroso tiende a justificarse sin que se le pida.

Además, para mentir se utilizan distintos trucos que permiten ganar tiempo antes de contestar, como repetir la pregunta o comenzar la respuesta con información irrelevante o repetida. De esta forma, se puede elaborar una historia creíble y acorde con el engaño. Esto hace también que el inicio del relato tienda a ser más pausado, aunque en cuanto la mentira empieza a colar se comenzará a hablar más deprisa: un discurso lento da una mayor impresión de falsedad que uno ágil y fluido.

Hay, por otro lado, toda una mitología respecto a la conducta no verbal del mentiroso: que si se toca el pelo, que si no mira a los ojos, que si gesticula mucho o muy poco… Lo único demostrado es que el mentiroso siempre presta mucha atención a las reacciones del otro, con el fin de comprobar si el engaño está siendo creído. Por lo demás lo que realmente ocurre es que la conducta no verbal de la persona cambia respecto a lo que es normal en ella. Es decir, quien gesticula mucho tenderá a hacerlo muy poco cuando mienta; y quien nunca mira a los ojos, en el engaño los fijará en el interlocutor. Pueden ser cambios muy obvios o, en una persona hábil, más sutiles y difíciles de detectar.

Por su parte, los expertos utilizan técnicas más elaboradas para poner a prueba al mentiroso y provocar fallos que descubran el engaño. Por ejemplo, si se pide que la historia se empiece por el final y con la mayor cantidad posible de detalles posible, el mentiroso tendrá que hacer un gran esfuerzo que, con mucha mayor probabilidad, le pondrá nervioso y hará que caiga en incoherencias. También puede ser eficaz empezar preguntando primero por lo general, y seguir después con detalles más específicos: cuando más concreción pidamos, más errores cometerá el mentiroso.

5 pensamientos en “Cazar a un mentiroso antes que a un cojo

  1. Marta
    09/07/2011 a las 10:18 am

    Siempre he pensado que hay mentiras y MENTIRAS. El problema de estas últimas, volviendo al tema DSK, es que sea verdad o no, este hombre va a estar marcado de por vida. Si es con razón, será su castigo por cometer abusos y yo me alegraré infinitamente porque un personaje así sea encarcelado, pero qué pasará si todo es un embuste de la camarera buscando fama y dinero? Todo el mundo dudará de su integridad y se acabó su carrera política y su vida social, por no hablar de la dura situación familiar que tendrá en estos momentos.

    1. raymond en abyme
      27/01/2013 a las 12:51 am
  2. 12/07/2011 a las 12:37 pm

    Hay muchas más cosas demostradas sobre la conducta no verbal del mentiroso o del que oculta información o no dice toda la verdad o no está seguro de lo que dice, para ejemplo, el excepcional libro que os recomiendo,. de una eminencia en el estudio científico de la psicología, Paul Ekman: COMO DETECTAR MENTIRAS: UNA GUIA PARA UTILIZAR EN EL TRABAJO, LA POLITICA Y LA PAREJA (2ª ED.)
    La comunicación no verbal es previa a la verbal y hay patrones que están en nuestra memoria filogenética y compartimos con los animales, además, hay multitud de pautas no verbales aprendidas desde la más tierna infancia, antes de que se pueda instituir la comunicación verbal de una manera contundente. Esto se aprende y se percibe de manera inconsciente y es más veraz que un discurso verbal. No sólo se trata de los gestos sino de la voz en la que se pueden percibir multitud de matices. De hecho ante las incongruencias entre ambos lenguajes damos prioridad a lo no verbal frente a lo verbal. Por lo demás estoy de acuerdo con el artículo. Saludos!

  3. 13/07/2011 a las 12:38 pm

    Durante todo un día nos encontramos con muchos mentirosos. ¿Cuántos sabrías detectar?

    Las 14 claves para descubrir a un mentiroso:
    http://elartedelaestrategia.blogspot.com/2011/06/las-14-claves-para-descubrir-un.html

  4. raquelreyes
    24/10/2011 a las 2:31 am

    todos los dias a toda hora nos encontramos con estas personas, contal de adquirir lo que decean no les importa mentir pero nosotros facilmente los detectamos y ya que hay personas que mienten y no pueden hacerlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *